martes, 9 de octubre de 2012

Especial 9 de octubre


Continuación de la entrada "Diadas y diadas" "MIÉRCOLES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2012"
Nueve de octubre, hoy en lo que  desde 1982, se lleva llamando oficialmente Comunidad Valenciana (antes  esa denominación no existía) celebramos que en 1238, el rey Jaime el Conquistador, entró en la conquistada ciudad de Balansiya.



Imaginen, toda la ciudad engalanada de banderas cuatribarradas, los nativos, ahora mudejares y sus vecinillos mozárabes agolpados en los laterales de las calles, chillando y llorando cual colegiales en un concierto de los Jonas Brothers, tirando pétalos de rosa y  jazmín, al desfile triunfal, al tiempo, que las escuadras cristianas lanzan caramelos y juguetes para los niños al desfilar, haciendo guiños las nativas a los fornidos hombres del rey... 



Pero de repente, aparece el rey, la emoción de los aborígenes alcanza niveles supraorbitales, la guardia urbana no puede aguantar a la muchedumbre, que en pleno éxtasis quiere tocar las telas rojigualdas que adornan el caballo del monarca...



¿A que mola? El medievo contado así, es digno de recordar sea cual sea la realidad nacional, en la que crea el que viva la fiesta.
Solo falta decir que las constituciones, (así es como se llamaban los fueros en algunas zonas de la Cataluña medieval) se extendieron a esta nueva tierra conquistada, no con espadas, sino con el corazón, extendiéndose las costumbres democráticas de la, según Artur Mas, democracia más antigua de Europa, ¡Muera la inteligencia!

Poco a poco, llegaron felices colonos, de todas las partes de la corona y de otros rincones de Europa (que la mujer del "conqueridor" era húngara y de allí también vino gente), que acogidos con júbilo por los nativos, fueron poblando las tierras del ahora "Regne de Valencia", aunque en esa época  las élites culturales ya preferían llamarlo "País Valencià" que sonaba menos rancio y más progre, dando lugar a una sociedad, que ahora solo podemos soñar...


La mayoría de esos colonos, venían de los condados catalanes y estos, trajeron su idioma, el valenciano, que fue adoptado como una liberación por los musulmanes, que descendientes de los antiguos iberos y romanos, gustosos decidieron salir de su contexto cultural afroasiático y volver a occidente.



Sobre la gran mezquita aljama, lugar donde el Cid se comprometió tiempo atrás, en construir la catedral, todos los habitantes del recién proclamado reino, unidos como uno, desmantelaron los símbolos de opresión islámica y levantaron una iglesia.



Lloro de emoción, así, abandonando mis conocimientos históricos y ciñéndome a la historiografía nacionalista, os animo a coger vuestras banderitas cuatribarradas, normalitas, coronadas o estrelladas, autonómicas, preautonómicas y provinciales. A salir a las calles y a celebrar con orgullo vuestra valencianidad, sea cual sea vuestro sentimiento tribal o nacional.



Yo me quedo en casa celebrando, que el Estado de derecho actual, garantiza derechos y libertades y que pese a la carga emocional que tienen nuestros símbolos, son los símbolos de la democracia y obviando que están basados en otros símbolos históricos del terruño, que representaban cosas bien diferentes según el periodo histórico, tengo que respetarlos.


Que no se ve la franja azul en la real senyera coronada,
haced otra foto que parezco Jordi Pujol.
Y es por ese respeto a las instituciones (a las que hoy en día cuesta respetar por razones obvias) y a la cultura, por lo que dejaré mis prejuicios tribales y mi inteligencia a un lado y me pasearé para disfrutar de la fiesta, porque realmente es lo que hacemos para celebrar cualquier fiesta (Moros, Fallas, etc, etc)


Feliz nueve de octubre

Si leen la entrada del 12 de septiembre, entenderán muchas cosas


2 comentarios:

Susana dijo...

Observo que te chorrea el cinismo.

Susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...