jueves, 9 de junio de 2016

Empatía e identidad

Siempre he respetado que cada cuál defienda su identidad, sea la española, la saforahui, la valenciana o la kurda. Entiendo que las personas que se sienten parte de una identidad colectiva, la defiendan o la impulsen para ampliar el gremio y de paso generar diferentes formas de cultura de la que al final nos enriquecemos todos.

Sí, la identidad mola, pero al igual que todo, cuando se politiza se convierte en mierda.

La política en España saca lo mejor y lo peor de cada uno, pero en estos tiempos ha pasado a ser un show mediático que cada vez se asemeja más a un duelo entre ultras futboleros y las elecciones parecen ya la final de la Champions.

Si al menos ciertas burradas solo perjudicaran a los implicados, lo entendería y lo respetaría, pero no, acaban afectando a toda la sociedad.

Lo último es el vídeo que se ha viralizado sobre una turista entrevistada por los informativos de Antena 3 que afirmaba estar confundida por las señales en valenciano colocadas en Valencia por la administración de Joan Ribó. Al final ha resultado que ni era turista ni estaba confundida, ya que como muestran grabaciones donde ella presenta programas de televisión en perfecto valenciano, era una nativa más con el agravante añadido de que ha trabajado para el grupo A3Media.

He estado asistiendo a varias Juntas de Distrito en Valencia de diferentes temáticas y no he podido resistirme a preguntar a miembros de asociaciones vecinales sobre el tema, la respuesta siempre ha sido la misma independientemente del color político:

"preferimos que estén en las dos lenguas, ya que en Valencia mayoritariamente hay castellanoparlantes y no queremos que se armen líos por estos temas, ya que oscurecen los problemas reales que solemos tratar en las Juntas y que son menos jugosos para la prensa, aunque no supone ningún problema el hecho de que solo estén en valenciano para los vecinos"

En pocas palabras, no hay un estado de crispación en la ciudad por la señalización en valenciano.

¿Por qué quieren vender los medios un malestar inexistente en mi ciudad en prime time?¿Es porque gobierna Joan Ribó? Por todos es sabido que no soy muy fan del Bloc ni del nacionalismo en general, Ribó tiene sus luces y sus sombras pero no es el gran Satán ni come niños y estoy convencido de que su gestión es infinitamente mejor que la de su predecesora Rita Barberá.

Ahora bien, personalmente prefiero que los carteles y señales estén en las dos lenguas oficiales, no porque los que hablan castellano sean subnormales y no entiendan el valenciano, sino porque representa mejor la pluralidad y la paz social que existe en Valencia, paz social que nacionalistas y oportunistas de todos los signos y banderitas no dudan en intentar romper para vender unas siglas y unas políticas, a mi entender erróneas.

Joan Ribó nació en Cataluña, Grezzi en Italia, Ximo Puig en Morella y Zaplana en Cartagena, sintiéndolo mucho, para bien o para mal todos ellos son valencianos, primero porque viven en Valencia (Aunque de Zaplana no sé nada) y segundo porque quieren serlo: a mí me vale, no voy a ser yo quién tenga el monopolio para decidir quién o qué es valenciano o no lo es.

El problema son las personas y organizaciones que se arrogan dicho monopolio, seamos serios, el valencianismo blavero político (también llamado secesionista lingüístico) desde el hundimiento de Unió Valenciana es marginal, de la misma manera que el valencianismo independentista de corte catalanista, representado por ERPV-ERC y las CUP apenas tiene aceptación social.

Al final, el identitarismo ha quedado difuminado y dividido en política valenciana en dos bloques: Cs y PP tienen tics blaveros y PSOE, IU y Podemos tics fusterianos; luego está Compromís donde conviven diferentes concepciones de valencianía de la que hacen bandera y razón social.

Excepto Compromís ¿Por qué el resto de partidos con representación hacen discursos identitarios? Porque electoralmente sale rentable: asociar PSOE-IU-PODEMOS con el catalanismo es gratis y da votos, de la misma manera que si reivindicas supuestos agravios históricos durante el absolutismo y los asocias con una mala financiación o con competencias del Estatuto de Autonomía en pleno siglo XXI, consigues vender un discurso sencillo, épico y resultón.

Soy consciente de mi cuñadismo y que a veces puedo ser un demagogo, pero tengo que dejar clara una cosa: si alguien quiere defender políticas identitarias porque es nacionalista, está en su derecho y es legítimo; si esas propuestas tienen aceptación social y mis planteamientos no, pues adelante.

No me cansaré de recordar que un derecho se caracteriza por su universalidad, los derechos LGTB no son solo de los colectivos LGTB, son de toda la sociedad, de la misma manera que el derecho a la libertad de culto no es patrimonio solo de los creyentes, cuando un derecho no es universal, es un privilegio y en la España del siglo XXI aún quedan muchos por abolir o universalizar.

Cuando entramos en derechos lingüísticos la cosa no cambia, dichos derechos no son patrimonio exclusivo de una comunidad de hablantes, sean castellanoparlantes o valencianoparlantes, son derechos colectivos de ambos. Las lenguas no tienen derechos, las personas sí.

Esto implica que cuando una persona no puede acceder a una carrera en valenciano, porque solo hay docencia en castellano, se están violando sus derechos, de la misma manera cuando no hay documentos oficiales en castellano. Gobernar para todos no puede ser tan difícil si realmente hay vocación de servicio en los gobernantes. Es sencillo.

A la mayoría de las personas de mi contexto social les importa un pepino si es en valenciano o castellano, primero porque somos bilingües y segundo porque no somos talibanes. Pero soy consciente de que no es la norma y no empatizar con personas que viven realidades diferentes es un error. Empatía señores, empatía.

Sin empatía nos radicalizamos y deshumanizamos innecesariamente a personas como nosotros que en el fondo solo quieren un mundo más justo y ser felices.

lunes, 30 de mayo de 2016

Separación Iglesia-Estado para borderlines

En mi pueblo, se han puesto de acuerdo la mayoría de concejales para protestar institucionalmente por lo que ha dicho en su lugar de trabajo, un delegado provincial de una organización que dirige un tío empadronado en el Vaticano y que trabaja de portavoz de un ser mágico que vive en el Espacio.

Se ve que el director de esa franquicia provincial ha dicho a sus seguidores en una concentración ritual, que sólo el modelo de familia que defiende el Hombre del Espacio en el que creen es el correcto, y que los otros modelos que no son los que dicta ese ser supranatural a través de sus siervos ordenados en su ciudad santa, son inválidos para dicha criatura y sus mortales seguidores.

Mi pregunta es la siguiente:

¿Qué pretenden conseguir utilizando las instituciones para protestar contra el mensaje que ha comunicado este religioso a sus prosélitos?

A ¿Que no pueden defender su modelo de familia en sus lugares de reunión?

B ¿Que ese clérigo tiene que adaptar su discurso de modelo de familia a la realidad social al margen de lo que diga el Hombre del Espacio?

C ¿O que tiene que hablar con dicho ser supranatural para que actualice otra vez el sistema de valores que promueve, por lo menos en la Diócesis (franquicia) que dirige esa persona en Valencia?

Si estos políticos defendieran la separación Religión/es-Estado, (conocida como Iglesia-Estado, por ser el Catolicismo Romano la religión más extendida) no habrían utilizado un ayuntamiento para protestar por lo que dice o deja de decir un señor que afirma transformar pan y vino en el cuerpo y la sangre del hijo de su Dios que murió en el siglo primero.

Habrían protestado a nivel individual o de partido tras denunciar por la vía judicial al cabecilla religioso en cuestión, para que sea un juez quien, en el caso de que hubiera vulnerado la ley, aplique la sanción adecuada a ese iluminado.

Si desde las instituciones del Estado pretendemos adaptar los discursos religiosos a la realidad social, luego no nos quejemos que desde las organizaciones religiosas traten de influir en las competencias del Estado (Educación, Sanidad, Cultura, Hacienda, Defensa, Jefatura del Estado etc.) para mantener sus chiringuitos.

El único deber de cualquier ciudadano sea un taxista ateo, una carnicera vegana o un arzobispo católico es cumplir la ley y el Estado debe utilizar su monopolio de la violencia legal para que las leyes se cumplan.

Esto último es defender la Separación Iglesia-Estado y el propio laicismo institucional; lo contrario es hacer de los gerifaltes de los chiringuitos montados alrededor de los diferentes hombres espaciales y seres mágicos, interlocutores válidos del Estado con sus criaturas imaginarias.


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Tensión entre Turquía y Rusia


A colación de hacer el cuñado por Twitter y a petición popular (los cuatro gatos que me siguen) he redactado más mal que bien los puntos tuiteados el día del derribo:
Un caza turco derriba a un cazabombardero ruso en la frontera, el cazabombardero en este caso (Su24) es un tipo de avión pesado y viejo, modernizado para labores de despliegue rápido y apoyo a infantería, en su defecto para atacar a objetivos pequeños en tierra con bombas guiadas por láser, suelen ir en parejas para dificultar su intercepción, que en este caso ha realizado un F16 turco.



La pregunta importante que debemos hacernos, es la zona objetivo de dichos aparatos (Bayirbucak) y la facción que la controla, así como su relación con el gobierno turco, en este caso hablamos de una región controlada por opositores al gobierno sirio mayoritariamente de etnia turcomana, que como su propio nombre indica es cercana culturalmente a la turca.
Siria 1.png


Turquía está en la OTAN y como es público, hay presencia militar (aviación sobretodo) de otras fuerzas armadas de la Alianza, la coordinación que hayan podido tener en este derribo se nos escapa, presumimos que no estaban al tanto, porque en caso contrario la magnitud del conflicto diplomático se extendería a un nivel intercontinental. También asumimos que dicho derribo ha sido realizado en clave interna, ya que la popularidad del ejecutivo de Erdogan es mínima en los sectores progresistas de la sociedad turca y el derribo del aparato de un enemigo histórico de Turquía como lo es Rusia y cuyo objetivo eran minorías turcas opositoras a un régimen “criminal” es un golpe de efecto político en un Estado, que no olvidemos es una de las democracias más consolidadas de Eurasia.

El problema añadido es cuando las fuerzas paramilitares turcomanas acribillan a tiros a los paracaidistas, hiriendo de muerte a uno de ellos, grabándolo en vídeo y difundiéndolo en redes sociales. Siendo sabido que es un crimen de guerra tipificado por la Convención de Ginebra disparar a paracaidistas cuando no se trata de unidades aerotransportadas, ya que en ese momento no son combatientes y deben tener la oportunidad de rendirse al tomar tierra.

Ahí es cuando entra en juego la diplomacia de los países de la OTAN en este caso para frenar una escalada diplomática que se traduzca en tensiones Turquía-Rusia y que impliquen a terceros, algo que tenía fácil solución tras saber que dicho aparato según el gobierno turco estuvo 17 segundos en su espacio aéreo y a su vez dieron varios avisos durante cinco minutos a los dos aviones rusos (volaban en pareja) antes de interceptarlos, aunque el gobierno ruso desmiente esta hipótesis. Normalmente en un ejército moderno y el turco lo es, hay una cadena de mando, para evitar problemas bastaba con arruinar la carrera militar de alguien convirtiéndolo en un héroe nacional adjuntando una disculpa formal al gobierno ruso y a las familias.


Si no se ha realizado este procedimiento habitual en este tipo de “sucesos” es que no existe esa voluntad por parte de Turquía y de sus aliados de apaciguar dichas tensiones.

Ahí entramos en cuestiones geopolíticas complejas donde ya no chocan solamente los intereses turcos o rusos, estamos en un conflicto regional en el que están implicados varios países, hablar de intervenciones extranjeras sin entender la guerra civil que asola Siria e Irak es como hablar de la Guerra Fría sin mencionar al comunismo y hablar de dicho conflicto es hablar del Estado Islámico de Irak y Siria, conocido como ISIS o Daesh.

¿De dónde sale el Daesh? Las malas lenguas dicen que es un “invento” de occidente, personalmente aplico el principio de Hanlon de no atribuir a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez y en este caso la disolución del ejército iraquí por Estados Unidos y la división del país en cantones étnicos, repite unos esquemas ya aplicados con catastróficas consecuencias en el conflicto yugoslavo.

Irak es un Estado multiétnico con una débil nacionalización al igual que otros Estados creados desde un despacho con escuadra y cartabón, resultantes de repartos entre potencias occidentales y que son Estados fallidos en potencia, la etnia dominante desde su creación era árabe y suní y dicha etnia era la mayoritaria en el ejército de Saddam, uno de los más importantes en tamaño de la zona. Al igual que en Bosnia-Herzegovina, la división del país en cantones étnicos ha agitado al etnicismo y ha acabado provocando conflictos étnicos, porque aunque los medios de comunicación traten el tema como violencia sectaria, se trata de un problema étnico.
En Bosnia la noticia del proyecto de la cantonalización del país implicó un aumento de la limpieza étnica dentro de una guerra de “conquista”, que entra dentro de la siguiente lógica “si van a hacer un cantón para una etnia X, cuanto más grande sea el territorio que domina militar y demográficamente la misma, mayor será el territorio que le asignen y mayor su peso dentro del nuevo proyecto de Estado”, si le añadimos la retirada del Ejército Nacional Yugoslavo, salvo los efectivos serbobosnios que se integraron de facto en las fuerzas paramilitares, tenemos a la etnia dominante, con un pseudo-ejército superior a la del resto de facciones étnicas en liza, con apoyos de repúblicas vecinas y un llamamiento a la Yihad incluida.

En Irak encontramos una situación similar cuando se disuelve el ejército iraquí (árabe y suní) y muchos mandos y tropa se quedan en el paro en un país asolado y en proceso de división cantonal, ¿qué esperaban que iba a pasar con esos cientos de miles de efectivos cuando kurdos y chiíes alcanzaran el autogobierno en las regiones donde son mayoritarios? El proceso de sectarización es importante para entender el motivo de su expansión a Siria, también es importante entender quién financia, apoya y dota de un discurso al nacionalismo árabe y suní en un contexto en el que la doctrina política y laica BAAZ es una antigualla fracasada de la Guerra Fría: Arabia Saudí.

La forma de gobierno del Daesh, no es una forma de fascismo o un retorno al medievo, es una expansión del modelo de los prósperos Estados petroleros que también coexisten en la zona adaptado a una situación de guerra.


¿Si todos combaten al Daesh por qué no se unen contra un enemigo común? El problema es que el hecho de que exista un enemigo común no implica que los potenciales proyectos y facciones amparados por las diferentes potencias globales o regionales que ahí intervienen sean los mismos. Un ejemplo son los recientes bombardeos rusos a convoyes gigantescos de camiones cisterna del Daesh de camino al mercado negro turco o las refinerías y fábricas que lo hacen posible, es muy difícil pensar que tras años de estar la región en el centro de mira de los servicios de inteligencia occidentales estos obviaran estos objetivos tan básicos y poco discretos.


Ahí encontramos las noticias que nos llegan del despliegue ruso en territorio sirio para defender a su aliado regional, basta decir que al igual que en Crimea, Rusia no ha desplegado nada que no estuviera ya ahí, ya que la presencia rusa en la base portuaria de Tartus existe desde la Guerra Fría y ahora se ha expandido a Latakia como nuevo centro de operaciones aéreas.

Ya sea en tiempos de la URSS o en la actualidad, Rusia no suele desplegar unidades militares fuera de su órbita por una razón simple: es caro. Pero el hecho de que en un futuro no muy lejano Siria e Irak acaben siendo de hecho protectorados occidentales supone la hegemonía occidental en un vasto territorio entre el Mediterráneo y el Golfo Pérsico que partiría Oriente Medio en dos, ya no se trata de producción petrolera, si no del control de un punto estratégico clave en las comunicaciones terrestres Norte-Sur (flujos de combustibles fósiles inclusive) que perjudicaría a TODOS los países limítrofes y que al eliminar a Rusia del tablero, acabaría de una vez por todas con su presencia fuera de su propio hinterland continental, relegándola a potencia regional, al tiempo que influiría negativamente en un sector del que depende la economía rusa: exportación de gas y petróleo




¿Pero por qué Daesh ha atacado a Francia?
El rasgo diferencial entre Daesh y Al Qaeda, es que los primeros buscan establecerse como Estado (monopolio de la violencia legal en un territorio, sea Libia, el Cáucaso norte o Irak y Siria) y los segundos son un grupo terrorista que busca castigar a los que considera enemigos del Islam. Una característica de las células terroristas yihadistas es su funcionamiento horizontal sin casi ninguna coordinación externa a la célula, de esta manera puedes tener a gente que se considera de Al Qaeda en Bélgica (por ejemplo) sin que la propia Al Qaeda sepa que existen, una vez inmolados (independientemente de si fueron o no de vacaciones a algún campamento de instrucción de los que cobran matrícula) atribuirse la autoría es gratis y múltiples organizaciones suelen reivindicarla, los países occidentales a continuación suelen elegir al que le tiene más ganas y así justifican posibles actuaciones.

Tanto en los atentados Charlie Hebdo, como en los de París, la característica principal de los terroristas es que ante todo son europeos: franceses y belgas criados en Francia y Bélgica, pero a falta de un mes para las elecciones francesas, si el ejecutivo socialista admite que el problema lo tienen ambos países francófonos con la integración de sus ciudadanos de ascendencia no europea y que viven relegados en guetos de pobreza, les regalarían las elecciones al Frente Nacional que propone una expulsión de los moriscos 2.0, por lo que es más rentable electoralmente para Hollande y Valls declarar que Francia está en guerra contra el Daesh y lanzar pepinos en Siria y de paso cargarse el molesto compromiso de déficit con la UE que Le Pen utiliza en sus mítines antieuropeístas.


Personalmente y a modo de conclusión, debo decir que el régimen “criminal” de Al Assad es el legítimo y reconocido en Naciones Unidas, la aviación rusa ha arrasado un convoy de “ayuda humanitaria” turco que había entrado en Siria, teniendo en cuenta que dicho convoy no tenía autorización del gobierno “legítimo” sirio para entrar en el país, estaba de iure ilegalmente en una zona de guerra, así que dicha actuación rusa tiene el amparo del gobierno sirio.  Ahora en Rusia están eliminando materias turcas (como la lengua) del mundo académico y han limitado la contratación de ciudadanos turcos, en breves harán públicas las restricciones a la entrada de productos turcos, la escalada diplomática contra Turquía no cesa y posiblemente al igual que Erdogan, Putin saque rédito electoral al asunto reviviendo viejos fantasmas decimonónicos entre enemigos históricos y de paso justificar un aumento del apoyo militar ante la comunidad internacional (occidente) al régimen de Al Assad contra los “criminales de guerra” de la oposición y los “bárbaros” del Daesh, antes de ejercer el veto cuando la ONU mueva ficha contra los intereses rusos en la región.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...