lunes, 3 de marzo de 2014

El día que Putin salvó a Europa

Si ya conocéis el balance de situación y los antecedentes históricos o sencillamente os dan igual, pasad directamente al apartado "¿Por qué Putin ha salvado Europa?" que está más abajo.

No es irónico el título de esta entrada, pongámonos en situación, Ucrania dividida, lo que para unos ha sido una revolución, para otros un golpe de Estado. En sustitución del denostado Yanukovich, un gobierno provisional pro-europeo sin legitimidad según el ordenamiento jurídico del país eslavo, gobierna la nación a la espera de unas elecciones cuyos resultados, son menos previsibles de lo que se imaginan. La sociedad dividida entre rusófilos (que no paneslavos ni rusos) y pro-europeos (que tampoco significa ucranianos étnicos).

Mientras, en Sochi, los atletas de medio mundo competían para mayor gloria de la madre Rusia, tras unos años de corruptelas urbanísticas y de campañas para tranquilizar a la disidencia armada, cuyos atentados, silenciados durante 10 años en la mismísima Rusia, no han aguado la fiesta olímpica (esto me recuerda los juegos de Barcelona y Terra Lliure).

Posiblemente Euromaidan ha acaparado más informativos, que los juegos olímpicos de invierno, tanto dentro como fuera de Rusia, algo que no es nada bueno para la popularidad de Putin, que está en sus horas más bajas, teniendo en cuenta el desastre en la gestión de la crisis ucraniana y el proyecto de la Comunidad Económica Euroasiática, que seguirá adelante, aunque sin Ucrania no será lo mismo.

Cada cuatro o cinco años, el gobierno ruso desde la disolución de la URSS, renueva el contrato con Kiev respecto a la base naval de Sebastopol, base en la que se sitúa la flota rusa del Mar Negro. Rusia es un país grande cuya armada se compone de cuatro flotas, la Báltica (cuyo único puerto navegable en invierno se sitúa en Kaliningrado, exclave ruso en territorio comunitario) La del Norte (famosa por el desastre del Kurks) La Pacífica (con bases en la península de Kamchakta y Vladivostok, esta última en la Manchuria rusa) y la del mar Negro (Crimea) En pocas palabras, el Gas ruso seguirá fluyendo hacia la UE por Ucrania, esté o no en la órbita rusa (Gazprom seguirá calentando vuestras casas, si seguís pagando la factura, los rusos no son idiotas) pero perder el usufructo de la base de Sebastopol supone un coste económico, político y estratégico inaceptable para cualquier país de verdad.

He aquí el miedo de todas las diplomacias de todos los países europeos ¿Qué hacemos con Crimea? El gobierno ucraniano sea del color que sea jamás cederá (como no lo ha cedido) este territorio, ya que supondría el suicidio político del presidente de turno, al tiempo que pondría en entredicho la existencia de Ucrania (un invento soviético, como otras muchas repúblicas sin antecedentes históricos) Sabemos que la ciudad y el puerto de Sebastopol se construyó y pobló por rusos tras la conquista de los territorios tártaros vasallos de la sublime puerta otomana (con la lógica limpieza étnica de estas molestas tribus para el desarrollo de la zona bajo la tutela zarista) el rus de Kiev ni pinchaba ni cortaba desde hacía centurias.

Tras el desastre de la “Gran guerra oriental por los santos lugares”, en Europa Occidental la llamamos “guerra de Crimea” los rusos se enfrentaron a los turcos por los Cárpatos y el Cáucaso y a unas fuerzas expedicionarias francesas, británicas y sardas (Piamonte-Cerdeña o el reino bajo el cual se unificaría Italia más tarde, para los no iniciados) Contra los otomanos no hubieron demasiados problemas, pero la industrialización militar de los ejércitos expedicionarios borraron Sebastopol del mapa, convirtiendo a esta ciudad, su flota, sus soldados y sus habitantes en mártires de la santa madre Rusia contra el invasor cismático y musulmán.

 Los pocos soldados supervivientes recibieron una paga de por vida y monumentos por toda la geografía de la Rusia zarista. También es una ciudad mártir del paneslavismo, pues al llamamiento ruso se unieron eslavos bajo el yugo de diferentes imperios (búlgaros y serbios mayoritariamente) El zar salvó su imagen tras el desastre, gracias a que las potencias occidentales hicieron la vista gorda con la anexión de las plazas caucásicas ocupadas por los rusos, durante la contienda.

Tras estos sucesos, el emplazamiento y Crimea en general, se convirtieron en el Álamo ruso, con una diferencia, buen clima, bonitas costas y buen vino… Sí, Crimea desde la fecha, es uno de los emplazamientos turísticos más importantes para los rusos y su jet set, La Marbella Rusa.
Teniendo en Cuenta que hasta los cincuenta, la “soberanía” no se traspasaría desde la RSS de Rusia a la RSS de Ucrania, se entiende que desde 1991, este es un territorio en disputa, amén de que la población en los censos no se clasifica a sí misma mayoritariamente como “ucranianos rusoparlantes”, siendo el caso del Este ucraniano, ellos se consideran “rusos étnicos” (no es que sean inmigrantes rusos, es que son rusos)

Vayámonos al conflicto georgiano del 2008 (sé que me encanta hablar del tema, pero ahora es realmente instructivo) En las vísperas de la entrada de Georgia en la OTAN, a Saakashvili no se le ocurrió otra cosa que entrar a saco en Abjasia y Osetia del Sur, pensando que el tito Bush le apoyaría y que los rusos se achantarían y conseguiría así el 100% de la soberanía sobre territorio georgiano, como he repetido en varias ocasiones en el blog, cuando el primer soldado georgiano cruzo la frontera abjasa, la aviación rusa arrasó los oleoductos en tierras georgianas que iban sustituir a los rusos en el abastecimiento de Europa del Este, en un momento que denominamos “la Guerra del Gas” en plena Revolución Naranja y triunfo europeísta en Ucrania, cuando Putin amenazaba con “cerrar el grifo”.

Georgia no entró en la OTAN y como ocurre frecuentemente en los territorios de la antigua URSS, el hecho de que un territorio en los mapas figure como parte de un país, no implica que ese país controle ese territorio, los abjasos y los sudosetios no son mayoritariamente rusos étnicos, pero tenían y tienen pasaporte ruso, por lo que atacar a esas personas implica atacar en la práctica a ciudadanos rusos.
Esto se ha repetido en Crimea de una manera diferente, hace unos días cuando un montón de soldados llegaron en helicópteros, camiones y barcos sin una bandera en el uniforme que les identificara (aunque las matrículas eran rusas) podíamos estar ante dos escenarios, el primero una invasión del ejército ruso, el segundo, Bahía de Cochinos. (Yo digo que una mezcla de ambas, ya que durante meses, cientos de soldados ucranianos han sido reclutados por Rusia). Además los marinos ucranianos, sobretodo altos rangos, se consideran herederos de la marina de Pedro el Grande y descendientes del Potemkin, la marina de guerra ucraniana en unos meses no necesitará de bases como la de Sebastopol, ya que quedará reducida a guardacostas y poco más y aún así, no sé si tendrán presupuesto para manterlo.

Al igual que en Osetia del Sur y Abjasia, la mayoría de los nativos han recibido con flores y bocadillos a los ocupantes, colaborando con los liberadores de los malvados nacionalistas que han dado un golpe de Estado para segregarlos de la madre Rusia.

¿Quiénes violaron sistemáticamente el tratado de Helsinki tras la caída de la URSS? ¿Quiénes abrieron la caja de Pandora? En el tratado de Helsinki, representantes de todos los países de Europa firmaron que las fronteras europeas, tras las burradas de posguerra, no se tocaban (limpieza étnica, movilizaciones masivas de población para que las fronteras étnicas coincidieran con las políticas etc.) Unificación alemana, separación de Checoslovaquia, suicidio yugoslavo, Kosovo…  ¿Quiénes convirtieron la legislación internacional en cuestiones territoriales en papel mojado? Los rusos solo están jugando con las reglas que occidente ha cambiado ante la debilidad de su enemigo histórico.

No podemos reprochar nada al Kremlim en Georgia, cuando la OTAN hizo lo mismo en Kósovo, con el agravante de transformar a terroristas y traficantes (de todo lo que se pueda traficar) en líderes del nuevo país.

De la misma manera que una turba revolucionaria puede derrocar a un “gobierno democrático” (comillas, comillas) otro “gobierno democrático” puede arrebatar la soberanía de ese nuevo gobierno provisional “ilegítimo” sobre un territorio cuya población lo pide a gritos. Las reglas del juego han cambiado, las hemos cambiado ¿o las estamos cambiando? Me veo a Putin y a los habitantes de Crimea preguntando ante la ONU "¿Hacemos un referéndum? Pueden venir todos los observadores que quieran, no nos hace falta hacer trampas."

¿Por qué Putin ha salvado Europa?

Primero ha salvado su culo, el desastre de la gestión de la crisis ucraniana, la CEEA, los juegos olímpicos de invierno, necesitaba un golpe político-militar que devolviera a los rusos la creencia de que él es el hombre fuerte que Rusia necesita, ya que en Rusia, existe opinión pública.
La batalla de Crimea, implica que Rusia da por perdida a Ucrania, por dos motivos, el primero, ningún gobierno rusófilo o pro-europeo ucraniano, olvidará que la madre Rusia, les ha “conquistado” una parte de su territorio, esto tendrá repercusiones en el voto del Este rusófilo, ya que rusófilo, no implica paneslavo, al igual que germanófilo en la Primera Gran Guerra no implicaba ser pangermánico. Los ucranianos del Este, aunque rusoparlantes en gran parte, también son nacionalistas, no quieren una patria dividida.
En segundo lugar, la política de hechos consumados, con el apoyo de la población nativa, evitará nuevas negociaciones sobre el estatus de la base naval rusa de Sebastopol con los sucesivos gobiernos ucranianos y no solo eso, la ocupación de la península implica aumentar el poder estratégico ruso, ya que también han ocupado la base naval ucraniana y varias bases militares (las que aún no han sido ocupadas, están a la espera de saber que deben hacer y no creo que a estas alturas, nadie quiera ser mártir de una causa absurda, aunque ya se verá).

¿Os imagináis que Ucrania hubiera cambiado de órbita? ¿Cómo hubiera negociado la UE o la OTAN el tema de Sebastopol? Crimea era un problema para los intereses estratégicos occidentales, que implicaba Sí o Sí traicionar a los nuevos aliados, con las implicaciones políticas a nivel mundial y los problemas de credibilidad (La diplomacia europea habría tardado años en ponerse de acuerdo en que entienden por "intervención" debido a los diferentes intereses de los 28 países, haciendo el más absoluto ridículo y dando paso a las agresivas políticas del tío Sam) La OTAN tiene presencia suficiente en el mar Negro, arrebatar Sebastopol a los rusos, podría provocar una guerra mundial, por algo que no tiene valor estratégico para nosotros, pero que lo es todo para los rusos (recordad el valor simbólico) Putin da un golpe de efecto y salva su imagen, nosotros nos evitamos la gestión del problema de LA base rusa en un país que quiere entrar en la OTAN y los ucranianos pagan el pato.

¿Por qué Putin ha ganado la batalla de Crimea perdiendo la guerra de Ucrania? Ucrania hacía años que había dejado de ser un socio fiable de Rusia, la población está realmente dividida al 50%, lo que con un sistema democrático implica que por cuestiones de política interna, de un año para otro con el relevo político, implica un cambio de socio geoestratégico, sin Crimea, Euromaidán HA TRIUNFADO, ya que si Crimea sigue teniendo presencia en el parlamento ucraniano, los representantes de dicho territorio históricamente anti-UE, serán posiblemente tártaros y ucranianos opositores a la nueva situación (Como Kosovo-Metohija en el parlamento Serbio, sus representantes son más serbios que los serbios) Ucrania ha perdido dos millones de antieuropeos (es una forma de decirlo), lo que supone romper el porcentaje histórico de 50/50 prorusos-proeuropeos, un ensalzamiento del nacionalismo ucraniano a todos los niveles y en todas las regiones, dando una estabilidad al nuevo gobierno y constitución resultante, inimaginable hasta hace unos días, por simple censo electoral, sin Crimea, en Ucrania NUNCA volverá a gobernar un pro-ruso. En la plaza Maidán debería haber un monumento a Putin.

Con la liberación de Timoshenko, oligarca cleptócrata corrupta (como todos los que han gobernado Ucrania desde la caída de la URSS), europeísta pero con lazos económicos directos con Moscú (no olvidemos los tratados firmados durante su gobierno en cuestiones energéticas) si ella o sus allegados llegan al poder, el suministro de gas ruso por Ucrania está más que asegurado, si gana la ultraderecha o Klichko, otro gallo cantará. Pero no será problema de la UE. Por primera vez en la historia de Ucrania, su futuro, depende de los ucranianos, Timoshenko implica el continuismo de la oligarquía corrupta, pero gusta a tanto a Putin como a Merkel.

Además la nueva situación beneficia a las políticas de aumento de inversión en cañones tanto en la UE como en el resto del mundo, que tanto gusta a los señores de caqui y justifica el aumento de dicho gasto frente al gasto social, en una situación de crisis económica como la actual, sin necesidad de enviar a nuestros chicos a la guerra. ¡Pero y lo monos que están en los desfiles! Todos salimos ganando, además siempre podemos enviar a los fontaneros a hacer el trabajo sucio.

Carta a los ucranianos

Ucranianos, por favor, no os volváis locos con lo de Crimea, no os vamos a apoyar militarmente, a lo sumo lloraremos por vosotros y mendigaremos alguna que otra contrapartida política, asumid que Crimea es vuestro Gibraltar, pero al igual que en Gibraltar, prefieren ser una anomalía fiscal y territorial corrupta y súbditos de la corona inglesa a ciudadanos de un Estado bananero y corrupto, cada vez que vuestros líderes tengan retos internos o escándalos de corrupción, agitarán la bandera de Crimea (mayormente  en verano cuando los parlamentos están cerrados y el independentismo no es noticia) no os dejéis llevar por el nacionalismo rancio, allí ni os quieren, ni os esperan, excepto cuatro gatos, además si se repite el esquema de Georgia o Kósovo, en vuestros mapas seguirá apareciendo como territorio nacional. Asumid que la fractura territorial muchas veces es un paso necesario para una exrepública comunista a la hora de entrar en la UE (Croacia, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia y las que están a la cola) en caso contrario las minorías o mayorías rusas serán un lastre político-social y formarán guetos (mirad las repúblicas Bálticas).

No caigáis en errores de hacer una Constitución nacionalista, etnicista y excluyente como en el caso húngaro, búlgaro o rumano, ni una etnocracia a la bosnia, supondrá una fractura social sin precedentes y un auge de los nacionalismos étnicos que antes no existían, aunque vaya en contra de la legislación comunitaria, haremos la vista gorda, siempre la hacemos, todo sea por ampliar el mercado común y joder a los rusos, ya que no tenemos “fuerza legal” para imponer los tratados en cuestiones de derechos humanos dentro de la Unión.

Ahora, más que nunca vais a tener la disyuntiva entre legislar sobre los problemas reales de vuestro país como la deuda, el Estado de bienestar y el relevo generacional o autodestruiros detrás de banderitas.


3 comentarios:

edu dijo...

Gracias por el post. Se agradece el esfuerzo y las información.
Saludos

Anónimo dijo...

Cagando Aguados Pomelos

Ludovico Escriva dijo...

Han preferido las banderitas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...