martes, 3 de julio de 2012

La divertida historia del nacionalismo orgánico (Parte II)

La puesta en práctica: La era del trueque


Prosiguiendo con el modelo de divulgación de la entrada anterior, centrado en sustituir palabras como "macabro" por "divertido" para evitar herir sensibilidades, vamos a ver como en el territorio europeo se crearon diferentes álbumes de cromos, de esa manera las diferentes élites pudieron decidir quién era un cromo válido para su colección y quien no, pudiendo intercambiar los que no consideraban aptos por otros que si... muchos cromos se quedaron sin álbum, pero de eso hablaremos más tarde.

Ya he comentado la existencia de grandes imperios a finales del XIX, lo que hacía que memorizar mapas políticos fuera para los escolares muy sencillo, hoy en día ni nosotros sabemos con qué Estados hace frontera España. ( hagan la prueba que al final de la entrada tendrán la respuesta)

Uno de mis favoritos es Kakania, también conocido cómo el Imperio Austro-Húngaro, un Estado multiétnico, dónde existía un equilibrio entre las diferentes nacionalidades, su funcionamiento era muy simple, Los Checos eran mayoría en la actual Chequia, pero competían con la minoría alemana bien asentada en los Sudetes, la cual se apoyaba en Viena, por contra los mismos checos eran minoría en la actual Eslovaquía, apoyándose en las instituciones kakanianas para que se garantizaran sus derechos y así podemos continuar con todas las culturas del Imperio.

La existencia de presencia de todas las nacionalidades fuera de su foco principal, hacía que mientras en un sitio intentaban tener más autonomía, en otro intentaban que hubiera menos por miedo a que la mayoría les ninguneara. generando un equilibrio global dónde las diferentes economías regionales se complementaban, convergiendo en un aparente caos que funcionaba.

Ahora viene lo diver... Algo pasaba en los Balcanes, hasta 1913, pequeños países inapreciables estaban ganándole terreno al Imperio Otomano, creciendo más y más a costa del enfermo de Europa que se quedó arrinconadito en la actual Estambul y su hinterland, pero al igual que en Kakania, en este Imperio había un equilibrio entre las diferentes culturas que lo poblaban, alguna matanza, algún levantamiento de vez en cuando, pero eran cosas habituales (si no recordad el XIX español) Bulgaria, Grecia, Serbia, Montenegro y Albania aparecen con fronteras similares a las habituales. pero sus habitantes distan mucho de ser como los actuales. 

Tras la Primera Guerra Mundial, las fronteras se ratificarán y pese a que Turquía quedaba reducida a un pequeño Estado en el centro de Anatolia entre una gran Grecia y una gran Armenia, Mustafá Kemal,con un par de huevos, se pasó por el forro al sultán y prosiguió la guerra por su cuenta hasta que consiguió lo que quería, Turquía. Es ahí cuando empieza el intercambio de cromos que caracterizará la  historia europea hasta la actualidad.

¿Qué hace falta para crear una nación de verdad? nacionalistas 
¿Qué hace falta para que exista una buena convivencia en la nueva nación? ¿una buena carta de derechos? ja ja ja, no me seais hippies, una homogeneización cultural dónde todos hablen igual, recen igual y se parezcan, el resto que se jorobe, la aplicación de esas políticas tiene el nombre de... aprobados: Nacionalismo Orgánico

Lo más sencillo era desnaturalizar culturalmente zonas, cuya etnia previa a las nuevas fronteras (o viejas) fuera diferente a la oficial, movilizando a la población original con escobas a otro sitio, inicialmente turcos, griegos, búlgaros y compañía se entendieron muy bien, la baja demografía hacía del intercambio forzado de poblaciones el mejor medio para llenar huecos provocado por los mismos intercambios o por la deportación...

-Griegos de Turquía o Bulgaria a Grecia,  búlgaros de Rumanía, Grecia o Turquía a Bulgaria, turcos a Turquía... ¡espera! ¡Un momento! este barco lleno de cromos turcos que nos envían desde Bosnia, no son turcos, ¡son eslavos!... y este otro que nos envían desde Grecia... !Son albaneses! me has timado tio...
-Pero si son musulmanes ¿qué mas te da?
-Te pedí explicitamente turcos idiota, no los quiero.
-Pues antes de embarcarse ya hemos llenado sus casas y tierras de ocupas así que... es cosa suya

Y así es como desde el Caucaso hasta el Adriático 5 millones de musulmanes pudieron huir de las nuevas patrias que se conformaron en el continente europeo solo durante la década de los veinte, digo pudieron, porque 5'5 millones murieron por el camino de inanición, enfermedades, por dormirse en una fosa común o por chocarse accidentalmente con un objeto contundente o bala. Fueron recibidos con indiferencia en sus nuevos lugares de acogida, principalmente porque las autoridades, eran británicas o francesas, no teniendo ningún tipo de soberanía los nativos de Siria, Transjordania, Irak y por supuesto Palestina... pero exportaron una idea europea que cuajaría muy bien, en una nación de verdad, las nacionalidades que no sean la "oficial", no existen. o sea el nacionalismo orgánico llevado a la práctica.

Pezqueñines, ya sabeis como se empezaron a construir los diferentes países de Europa bajo el amparo de la Sociedad de Naciones (la ONU de la época) y de la nueva doctrina Wilson de autodeterminación de los pueblos... que por cierto, si analizáis la figura y el contexto de W.Wilson, entenderéis mejor su lenguaje, que si lo hacéis con el políticamente correcto del siglo XXI y os aseguro que entendereis mejor porque estas políticas étnicas aquí descritas se transformaron en el modus operandi a seguir de cualquier nueva nación.

Seguro que en la primera parte pensabais que los turcos eran unos malutos... pues ahora nosotros también y eso que aún no hemos llegado al fascismo ni a otras ideologías chachiguachis.

Solución: Francia, Portugal, Marruecos, Andorra y Gibraltar

En el próximo episodio: Los cromos sin álbum


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...